Píldoras de financiación corporativa (1): ¿Qué es un equity kicker?

Un Equity Kicker es un incentivo de capital en el que el prestamista proporciona crédito a un tipo de interés más bajo y, a cambio, obtiene una posición de capital en la empresa del prestatario. Un equity kicker se estructura como una recompensa condicional, en la que el prestamista obtiene la propiedad del capital que se pagará en una fecha futura cuando la empresa alcance objetivos de rendimiento específicos.

Las empresas en sus primeras etapas utilizan un equity kicker para poder acceder a financiar sus operaciones. A menudo les resulta difícil atraer inversores, ya que son relativamente nuevas y es menos probable que obtengan su confianza.

Los equity kickers se utilizan normalmente en LBO, MBO, recapitalizaciones de capital u operaciones de venture debt. Esas transacciones se consideran demasiado arriesgadas para atraer las formas tradicionales de deuda. Por lo tanto, los financiadores mezzanine y subordinados utilizan los equity kickers para compensar el mayor riesgo que asumen al prestar a empresas que no disponen de suficientes garantías para los préstamos. Los kickers utilizan la convertibilidad en acciones o los warrants en una fecha futura y pueden ser activados por una venta u otros eventos de liquidez.

¿Cómo funciona un equity kicker?

Las empresas utilizan un equity kicker para atraer a los prestamistas a comprar un bono o una acción preferente de la empresa a un tipo de interés reducido. El prestamista puede obtener un equity kicker desde un mínimo de 10% hasta un máximo de 80%, dependiendo del riesgo de la inversión.

Cuando un prestatario adjunta un incentivo de capital a las condiciones de la deuda adelantada por los financiadores, este incentivo se denomina kicker. Mientras por un lado los prestamistas prestan a un relativo bajo tipo de interés en relación al riesgo de la operación, por el otro lado obtienen una participación en el capital social que puede ejercerse en una fecha futura cuando se produzca un evento de liquidez.

Usos del equity kicker

Las empresas que ofrecen una opción de inversión en capital no pueden acceder al crédito de los financiadores tradicionales. Estos financiadores suelen conceder préstamos a empresas con un flujo de efectivo adecuado para atender el préstamo, así como una base de activos suficiente para actuar como garantía del mismo.

La mayoría de las empresas que emiten equity kickers son empresas de nueva creación y empresas en fase inicial que aún no han acumulado suficientes activos. Ofrecen un kicker como forma de atraer a inversores que de otra manera no estarían interesados en prestar a la empresa.

Ejemplo 1: Participación en el capital

Tomemos el ejemplo de XYZ, una empresa que fabrica copas de vino. La compañía está en el proceso de expansión de su planta de fabricación para aumentar la producción anual. XYZ ha estado operando durante tres años pero sigue sin poder obtener financiación bancaria o conservadora debido a su alto riesgo percibido.

La compañía planea obtener 800.000 euros para financiar dicha expansión. Puede por un lado obtener 400.000 euros internamente con los recursos generados por la propia actividad. Por el otro lado, la compañía planea renunciar al 10% de capital por cada 100.000 euros prestados por los inversores.

Tres inversores – A, B y C – se unen para financiar la expansión de XYZ. El inversor A está dispuesto a proporcionar 200.000 euros, mientras que B y C están listos para contribuir con 100.000 euros cada uno. Esto significa que el prestamista A obtiene un kicker inicial del 20%, mientras que B y C obtienen el 10% cada uno. Sin embargo, los inversores sólo pueden ejercer el derecho a obtener acciones en el momento de la venta de la empresa.

Ejemplo 2: Warrants

Supongamos que la deuda está estructurada como una garantía, en la que se da a los prestamistas la opción de comprar una cierta cantidad de acciones a un precio determinado en una fecha futura. Por ejemplo, el prestatario puede dar una cobertura de garantía del 10% sobre la cantidad proporcionada por cada prestamista a la empresa.

Utilizando las cifras del Ejemplo 1, podemos deducir que el inversor A obtendrá 20.000 euros en warrants, mientras que B y C obtendrán 10.000 euros cada uno en warrants por las acciones de la empresa. El precio de las acciones dependerá de la ronda de capital más reciente.

Las opciones de los prestamistas del equity kicker

Los prestamistas proporcionan financiación a una empresa para ayudarla a alcanzar determinados objetivos de rendimiento y aumentar el valor de la empresa por encima de su valor de mercado actual. A cambio, los prestamistas obtienen una participación en el capital social que sólo puede pagarse si se produce un hito determinado o un evento de liquidez. Si no se produce ninguno de estos eventos, los prestamistas seguirán manteniendo su posición de capital.

En su calidad de accionistas, se benefician del pago regular de dividendos cuando se publican los resultados financieros de la empresa, así como de un porcentaje de los beneficios que es proporcional a su porcentaje de participación en el capital social. En el caso de que la empresa alcance un determinado potencial de beneficios previamente acordado o cuando los propietarios decidan vender la empresa, se paga a los prestamistas en primer lugar cuando se producen esos eventos.

El equity kicker en el sector inmobiliario

También se utilizan equity kickers en la actividad inmobiliaria. Un prestamista puede proporcionar un préstamo inmobiliario a un tipo de interés reducido a cambio de una participación en los ingresos totales de la propiedad. El kicker se puede proporcionar cuando el prestatario carece de suficiente garantía para asegurar el préstamo, pero se espera que pueda pagar el préstamo con un potencial de ganancias futuras si obtiene fondos para financiar sus operaciones o expansión.

El equity kicker puede estructurarse de manera que el prestamista reciba un porcentaje de los ingresos brutos por concepto de alquiler generados por la propiedad si supera una determinada cantidad previamente acordada. También puede depender de un acontecimiento futuro, como la venta de la propiedad, en el que el prestamista obtendrá un porcentaje del producto de la venta que dependerá del monto de su participación en la empresa.

Por ejemplo, supongamos que un prestatario pidió prestado 1 millón de euros para la compra de una vivienda de lujo. El prestatario utiliza el préstamo para completar la compra y renovar la vivienda para su arrendamiento. Inmediatamente después de las renovaciones, el valor de la vivienda se duplica a 2 millones de euros, debido a la creciente demanda de este tipo de inmuebles. Si el prestatario proporcionó inicialmente un 10% de capital para endulzar el trato, significa que el prestamista obtendrá una participación del 10% del valor ganado por la propiedad una vez que se venda.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*