Ponencia de Eloi Noya en Acció: «Del crowdfunding a la tokenización»

Nuestro Managing Director, Eloi Noya, fue invitado por Acció – Agencia para la Competitividad de la Empresa, el organismo de la Generalitat de Catalunya dedicado a la promoción de la innovación e internacionalización de las compañías catalanas, para dar una ponencia sobre los distintos instrumentos de financiación alternativa a disposición de las pequeñas y medianas empresas.

La ponencia, titulada «Del crowdfunding a la tokenización», tuvo lugar el pasado 26 de abril y contó con m´ás de 200 empresas que asistieron online y pudieron conocer de primera mano las múltiples soluciones que existen en el mercado y a las que Altria Corpo permite acceder.

Entre los instrumentos más relevantes que Eloi Noya explicó destacan algunos todavía muy desconocidos por los propietarios y directores financieros de pequeñas y medianas empresas como:

  • el crowdfunding de inversión o equity crowdfunding, que permite la captación de capital a empresas de reciente creación o que necesiten fondos propios para acometer fuertes crecimientos.
  • fondos de deuda privada o direct lending para el segmento mediano de empresas que quieran realizar inversiones con una financiación más flexible en su devolución y adaptada a los flujos de caja previstos.
  • financiación con garantía de activos del balance, con soluciones imaginativas que van desde el aprovechamiento de activos fijos existentes para realizar un rent-back, hasta un préstamo con garantía de las existencias, pasando por el más conocido factoring o uso del crédito de clientes como colateral.

Eloi Noya aprovechó los últimos minutos de la ponencia para explicar la tokenización de activos, un nuevo concepto que, mediante activos digitales, permite fraccionar la propiedad de activos como inmuebles, arte o acciones, de forma que pueden usarse para la transmisión de estos activos en un entorno blockchain, o bien para la obtención de financiación y liquidez de una forma más ágil, eficiente y sin intermediarios.

Pueden ver la ponencia entera en el siguiente enlace (ponencia realizada en catalán):

Resultados del segundo Barómetro empresarial de Fintech y Financiación alternativa

El Instituto de Estudios Financieros (IEF) con la colaboración de la consultoría financiera Altria Corpo ha presentado los resultados del segundo Barómetro empresarial de Fintech y Financiación alternativa. El estudio destaca la opinión positiva de los encuestados sobre el fondo Next Generation EU, que el 71% de las empresas conocen la financiación alternativa, pero que todavía solo el 39% de las empresas conocen el fintech.

En relación con el momento actual, el economista y director general del IEF, Josep Soler, ha comentado que “ante la situación inflacionista que estamos viviendo, la importancia de la financiación alternativa irá creciendo vinculado a un potencial aumento de los tipos de interés. Esta situación se producirá si el Banco Central Europeo (BCE) apuesta por el alza del coste del dinero, lo que provocaría un encarecimiento y una reducción del crédito bancario”.

La financiación alternativa tiene unas ventajas respecto a la financiación bancaria tradicional. Entre estos beneficios destaca la flexibilidad en los plazos y en las condiciones, en ocasiones, unas menores garantías exigidas y, por encima de todo, la diversificación que consiguen las empresas en sus fuentes de financiación, más allá de las bancarias.

Vinculado a esto, hay que destacar que el vencimiento de las carencias de los créditos ICO llegará estos próximos meses, entre marzo y julio, y las empresas tendrán que empezar a hacer frente a la devolución de estos créditos, a pesar de que en muchos casos no lo podrán asumir. Esto, unido a la renovación de las líneas de crédito ICO que vencerán el 2023, hace que se abra una ventana de oportunidad para que tanto la financiación alternativa como el fintech ganen terreno a la financiación bancaria en los próximos dos años.

En cuanto a la financiación alternativa, la encuesta indica que el 47% de las empresas lo han utilizado alguna vez. En este sentido, el factoring, el renting y el leasing son los más usados por las empresas con un 39%. Por otro lado, solo el 23% de las empresas han usado los proveedores de fintech siendo el anticipo de facturas la más usada, con un 11% del total de empresas encuestadas.

Además, las empresas consideran que el acceso a la financiación bancaria durante el 2021 ha sido más complicado que durante el 2020, hecho que contrasta con la opinión de la mayoría de los bancos, que consideran que el acceso al crédito ha estado a un nivel equivalente. Esto indica una fuerte discrepancia de percepción entre las entidades bancarias y las empresas en relación con la financiación bancaria.

Las expectativas alrededor de la concesión de créditos es muy diferente entre los proveedores de financiación alternativa y las entidades bancarias. La mayoría de los bancos aseguran que subirán los intereses y que podrían dar menos créditos. La perspectiva de la financiación alternativa es muy diferente, puesto que consideran que los intereses se mantendrán igual que durante el último año y que se podrían conceder más créditos.

De cara a 2022, el 77% de las empresas tendrán que buscar nueva financiación y las condiciones de los bancos y de la financiación alternativa serán claves. En este sentido, el 70% de las empresas creen que será más duro poder acceder a la financiación bancaria. Por otro lado, el 57% de las empresas han respondido que no descartan buscar financiación alternativa durante el 2022, una subida notable desde el 34% que se registró en el 1.º barómetro del año pasado.

Eloi Noya, director general de Altria Corpo, ha destacado que “el endurecimiento para acceder a la financiación bancaria, sin duda, puede beneficiar la financiación alternativa”. Además, los datos de este segundo barómetro indican que “las empresas parecen ser más conscientes y conocedoras de estas opciones alternativas y la diversificación de riesgos que proporcionan”.

Mira el video de la presentación de los resultados del Barómetro aquí:

Altria Corpo y PKF Attest acompañan a empresas en la solicitud al Fondo de Recapitalización de COFIDES

El Fondo de Recapitalización de COFIDES tiene por objeto fortalecer y recuperar de forma ágil y eficaz la solvencia de las empresas de mediano tamaño (entre 10 y 400 millones de euros de facturación a nivel consolidado) de cualquier sector que, no teniendo problemas de viabilidad con anterioridad a la crisis del COVID-19 y siendo viables a medio y largo plazo, se están viendo afectadas por los efectos de la pandemia.

Además, aquellas compañías que sobrepasen los 400 millones de euros y justifiquen no haber podido acceder al Fondo de Apoyo de SEPI, por no alcanzar el importe mínimo de apoyo previsto en este fondo, también podrán solicitar y ser beneficiarias del Fondo de Recapitalización de Cofides.

  • Importe máximo total a solicitar:
    • Gran Empresa: entre 4 y 25 millones de euros por beneficiario.
    • Pyme (aquellas con menos de 250 empleados, y volumen de facturación anual hasta 50 millones de euros o balance total hasta 43 millones de euros): entre 2.5 y 15 millones de euros.
  • Tipo de instrumentos:
    1. Instrumentos de capital y/o híbridos de capital (préstamos participativos): el importe mínimo necesario para asegurar la viabilidad y no mejorar la estructura de capital a 31/12/19 (medida como Patrimonio Neto / Deuda Financiera Neta)
    2. Otras facilidades crediticias complementarias (normalmente préstamos ordinarios): el importe más favorable para la empresa resultante de (i) 2 x costes salariales anuales 2019, (ii) 25% cifra facturación total 2019
  • Plazo:
    • Instrumentos de capital y/o híbridos de capital: máximo 8 años (hasta 2029)
    • Otras facilidades crediticias complementarias: máximo 6 años desde el primer desembolso
  • Remuneración (margen):
    • Instrumentos de capital y/o híbridos de capital:
Tipo beneficiario1º año2º y 3º año4º y 5º año6º y 7º año8º año y sig.
Pymes2.25%3.25%4.50%6.00%8.00%
Grandes Empresas2.50%3.50%5.00%7.00%9.50%
  • Otras facilidades crediticias complementarias:
Tipo beneficiario1º año2º y 3º año4º, 5º y 6º añoMínimo
Pymes0.25%0.50%1.00%6.00%
Grandes Empresas2.50%3.50%5.00%7.00%

Estas ayudas podrán otorgarse hasta 30 de junio de 2022.

En el siguiente post detallaremos los criterios de elegibilidad.

Píldoras de financiación inmobiliaria (1): “forward purchase” vs “forward funding”

En este artículo explicamos dos términos cada vez más frecuentes en la estructuración y financiación de proyectos inmobiliarios: el “forward purchase” y el “forward funding”.

  • El “Forward purchase”, también denominado contrato a futuro o compra a plazo, es un contrato de compraventa de futuro edificio, en virtud del cual el promotor-vendedor se compromete a promover la construcción y comercialización de un proyecto inmobiliario en un plazo determinado, y el inversor-comprador se compromete a pagar un precio por dicho proyecto inmobiliario ya comercializado, y que le garantice una determinada rentabilidad.  La consumación de la compraventa queda supeditada a un plazo y al cumplimiento de las estipulaciones de finalización del proyecto y comercialización.

Queda claro, por tanto, que esta fórmula tiene ventajas para el inversor-comprador, ya que no debe cubrir el riesgo de construcción/insolvencia del promotor, se requieren menos conocimientos sobre el desarrollo del proyecto y el acuerdo de compraventa es mucho más sencillo, mientras que, por otro lado, los derechos de participación en la fase de construcción/alquiler serán menos amplios y el precio de compra será probablemente más elevado. A veces también se acuerda un pago inicial a la firma del contrato de un 5%.

  • El “Forward funding” o adelanto de la financiación, en cambio, es un contrato de compraventa de futuro edificio o compraventa de cosa futura, en virtud del cual el promotor-vendedor se compromete a promover la construcción y comercialización de un proyecto inmobiliario en un plazo determinado, con financiación a cargo del inversor-comprador.

En una transacción de “forward funding”, las partes celebran un acuerdo de compraventa con obligaciones de desarrollo del vendedor en una fase temprana, a menudo antes de que se hayan iniciado las obras de desarrollo y a veces incluso antes de que se haya asegurado el proyecto. Sin embargo, el precio de compra, al contrario que en el “forward purchase”, se pagará a plazos dependiendo principalmente del progreso de la construcción (pero a veces también depende de otros requisitos, como la obtención de la licencia, la celebración de acuerdos de arrendamiento, la modificación del permiso de construcción, etc.). El último plazo se pagará, por lo general, después de que se cumplan los requisitos habituales de vencimiento del precio de compra (registro de la notificación de prioridad de la transmisión; supresión de las cargas del terreno, etc.) y de que el inquilino (principal) se haya hecho cargo del objeto del arrendamiento (y, preferiblemente, haya pagado el primer alquiler sin reducciones).

En este caso, el promotor tiene la ventaja de que no necesita ninguna o muy poca financiación bancaria, mientras que el comprador -además de tener un mayor rendimiento- asume el riesgo de insolvencia y el riesgo general inherente a las construcciones.

Para minimizar el riesgo por la parte compradora-inversora, no sólo el proceso de diligencia debida tiene que ser más detallado sino que también el acuerdo de compraventa tiene que prever ciertos mecanismos de seguridad: el riesgo de insolvencia del vendedor debe estar cubierto; derechos de rescisión, si es posible, respaldados por garantías para el reembolso de los plazos pagados hasta el momento, etc. y deben aplicarse mecanismos que garanticen que los requisitos de los distintos plazos del precio de compra puedan verificarse objetivamente.

El Plan Next Generation UE y su implementación en España

Para afrontar la grave crisis causada por la pandemia de la Covid-19, la Unión Europea propuso un instrumento temporal de recuperación, el plan Next Generation EU, dotado con 750.000 millones de euros. Este importe histórico se canalizará a los Estados miembro en dos tramos: 390.000 millones de euros en subvenciones y 360.000 millones de euros en préstamos.

Estos fondos persiguen reconstruir la economía europea tras la Covid-19 y lograr que sea más sostenible, digital y resiliente. España tiene la opción de acceder a 140.000 millones de euros de los cuales 72.000 millones serán a fondo perdido. De momento, el Gobierno de España solo pedirá estos 72.000 millones de euros asignados en ayudas directas. La movilización de estos fondos se concentrará en solo tres años, en el periodo 2021-23, para maximizar su impacto sobre la reconstrucción rápida de la economía, mientras que los préstamos servirán para complementar, posteriormente, la financiación de los proyectos en marcha. A todos estos fondos habrá que sumar los 79.000 millones de euros previstos por los fondos estructurales y por la Política Agrícola Común para 2021-27.

España distribuirá los fondos del Plan de Recuperación de tres maneras:

  • Los Proyectos Estratégicos para la Recuperación y Transformación Económica (PERTE): nueva figura de colaboración público-privada con la que se identifican proyectos estructurales con gran capacidad de arrastre para el crecimiento, el empleo y la competitividad de la economía española. El primer PERTE que se ha publicado es el del Vehículo Eléctrico y Conectado.
  • Subvenciones, para la financiación de activos públicos, a través de convocatorias de concurrencia competitiva. Exigen financiación público-privada.
  • Contratos, para la financiación de activos públicos, a través de licitaciones. La financiación puede ser 100% pública o público-privada (concesiones).

En julio de 2021 el Consejo de Ministros de Economía y Finanzas (ECOFIN) aprobó definitivamente el Plan de Recuperación español, y unas semanas después el Gobierno español recibía los primeros 9.000 millones de euros. Entre las muchas medidas concretas que incluye el Plan de Recuperación figuran digitalizar más de un millón de pymes, apoyar más de 3.000 empresas en su internacionalización, formar a más de 2.6 millones de personas en competencias digitales y desplegar planes para promover el talento femenino, o instalar más de 240.000 aulas digitales interactivas.